ZIHUATANEJO, GRO.- Debido al estado del camino de terracería que conduce al Centro de Estudios Tecnológicos del Mar (CETMar), número 34, que en época de lluvias se descompone, las actividades escolares se ven afectadas cada vez que cae una tormenta pues se suspenden las clases.

Tras las torrenciales lluvias del pasado fin de semana el lunes anterior fueron suspendidas las clases viéndose afectados los aproximadamente 156 estudiantes y los 27 trabajadores que acuden a esa institución del nivel medio superior.

“El camino tiene dificultades por las condiciones en que se encuentra pues es de terracería, pero además no está trazado adecuadamente, porque cuando llueve se hace el lodos y los carros se atascan o patinan, y no pueden circular bien”, dijo el director Emerit Radamés Ramírez Méndez.

Explicó que para prevenir algún incidente en esta temporada de huracanes siempre que hay una tormenta se tiene que revisar primero la vialidad, de aproximadamente un kilómetro de distancia, para verificar si es posible que los vehículos puedan entrar y salir, porque hay pendientes muy pronunciadas.

Comentó a pregunta expresa que caminando los alumnos se exponen a resbalar y caerse porque se hacen grandes zanjas pues el agua pluvial erosiona la tierra, o de menos llegar con los zapatos y los uniformes llenos de lodo, es una gran incomodidad y riesgo para la comunidad escolar.

Pero además dependiendo de los días que tarde la lluvia es como los alumnos puede perder clases, pues no pueden acceder al plantel en esas condiciones, por lo que se tiene que esperar uno o dos días para que la tierra se oree y puedan circular los autos.

Destacó Ramírez Méndez que el problema se agudiza cuando inicia el ciclo escolar, entre los meses de agosto y septiembre pues es cuando arrecian las lluvias y es cuando más se ve afectadas las clases, porque ahorita como sea ya está por terminar el semestre. / Noé DOMÍNGUEZ MARIANO.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here