Hay indignación, porque luego de haber pegado más de 200 carteles en diferentes partes de la ciudad, resulta que, de un día a otro, la gran mayoría fueron arrancados.

ZIHUATANEJO, GRO. – La señora Alejandra Olea Villalba, madre del niño que murió mientras recibía atención médica en el hospital general el pasado 30 de abril, dijo que seguirá luchando porque la muerte de su hijo no quede en la impunidad y se aclare qué es lo que realmente sucedió.

Se trata de aclarar y si hay negligencia médica que se castigue a los culpables.

Dijo que, en la última audiencia la que asistió, en el juzgado se autorizó mediante un juicio la exhumación del cuerpo y para esto solo falta la fecha para que expertos realicen el acto de extracción y procedan a realizar los análisis correspondientes.

Precisó que son peritos que vendrán ya sea de la capital del estado o Chilpancingo, quienes se encargarán de tomar las muestras a que haya lugar.

Del mismo modo, agregó que en la familia hay indignación, porque luego de haber pegado más de 200 carteles en diferentes partes de la ciudad, resulta que, de un día a otro, la gran mayoría fueron arrancados.

Condenó el acto porque se trata de un anuncio donde se pide justicia y quien los haya arrancado de manera involuntaria pudiera ser partícipe de más “injusticias”, ya que esta es una manera de exigir se ponga atención en los servicios de salud.

Fue contundente al remarcar que inmediatamente se mandaron a imprimir 300 carteles más y del mismo modo se restituyeron los que arrancaron, en especial los que habían pegado en distintos puntos del parque Lineal. / Manuel ALVARADO

DÉJANOS TU OPINIÓN

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here