Atraso de casi 30 años tienen las aulas y equipamiento de la escuela primaria Nicolás Bravo de Palos Blancos

PETATLÁN, GRO.- Un atraso de casi 30 años tienen las aulas y equipamiento de la escuela primaria Nicolás Bravo de la localidad de Palos Blancos, en Petatlán la cual resultó afectada tanto por el temblor ocurrido el 18 de abril del 2014, un Viernes Santo, y hasta la fecha el gobierno mantiene sin terminar totalmente su rehabilitación.

Aún cuando se le solicitó al Gobernador del estado, Héctor Astudillo apoyo en el inicio de su administración, hasta la fecha los alumnos de ese plantel siguen tomando clases en salones que son “unos hornos”.

Luego del sismo de 7.2 grados en la escala de Richter ocurrido al sur de Petatlán el 18 de abril del 2014, dejo dos aulas afectadas, además de la dirección de la escuela, con fracturas en sus muros, mismas que con el recurso de la empresa aseguradora fueron reconstruidas pero sin ventiladores de cielo raso (que sí tenían) ni aires acondicionados por lo que al ser entregadas para su uso el año pasado son auténticos hornos por la alta temperatura que resulta insoportable.

Maestros del plantel que se negaron a dar su nombre por temor a represalias, ya que aseguran se ha hecho del conocimiento de las autoridades educativas de la Secretaría de Educación Guerrero (SEG), y hasta la fecha aún cuando se ha solicitado, ningún orden de gobierno se ha hecho responsable o ha apoyado esta escuela.

Los niños toman sus clases en los pupitres de madera que tienen casi treinta años, por lo que los maestros piden les resuelva el gobierno del estado la solicitud que le hicieron al gobernador para dotar a esa escuela con butacas modernas.

Actualmente hay otras aulas dañadas en su infraestructura que se ha solicitado apoyo a la SEG, así como al gobierno federal y no ha habido respuesta. / Rogelio Cendejas

One Response to "Atraso de casi 30 años tienen las aulas y equipamiento de la escuela primaria Nicolás Bravo de Palos Blancos"

  1. Jose Gomez
    Jose Gomez   20/03/2017 at 7:32 PM

    Y los que les faltan

    Responder

Deja una cometario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.