ZIHUATANEJO GRO.- Los artistas plásticos llevan a cabo un quehacer muy trascendental en la vida de una comunidad, pues a través de sus obras también son cronistas de los tiempos que les ha tocado vivir, pues como cultivadores de las artes pláticas dejan huella en la historia de los pueblos.

Al participar como invitado especial al acto de clausura de los cursos de pintura que dio el maestro pintor Leonel Maciel, el Cronista de la Ciudad, Rodrigo Campos Aburto, dijo que los artistas plásticos son una especie de cronistas.

Ante los alumnos que se dieron la oportunidad de culminar el curso de 30 días y el público selecto que acudió al cierre de los trabajos, el narrador porteño reconoció el trabajo que tanto pintores, como escultores y quienes cultivan las artes plásticas, han llevado a cabo, pues dejan huella tato de la naturaleza física del entorno, como del pensamiento de sus contemporáneos.

Incluso enfatizó que tal vez no se ha dado cuenta de ello, de la importancia que tienen como cronistas, por lo que les dijo que deben tener presente que si un pueblo no deja testimonio de su paso por el lugar que le ha tocado vivir, plasmando su historia en la forma que lo hacen los artistas plásticos, es un pueblo condenado a vivir de mitos y leyendas.

“Ustedes están dejando un testimonio de algo verdadero, de la realidad de su entorno”, puntualizó, y citó el ejemplo de la huella que han dejado los artistas plásticos a través de la historia de la humanidad, desde las pinturas rupestres, las obras arquitectónicas de los principios de la humanidad, hasta las grandes obras que dan testimonio del quehacer de nuestros antepasados.

Por ello los invitó que, aunque les cueste un poco de trabajo, hagan el esfuerzo de superar al maestro, y aseguró que los conocimientos impartidos por el maestro Leonel Maciel germinarán como semillas en tierra fértil, y a su tiempo darán magníficos frutos.

Por su parte Leonel Maciel enfatizó que sin la educación no se puede contemplar la cultura que se hace, y ésta necesita que un pueblo se eduque, pues no entiende a las autoridades porqué le temen tanto miedo a esa palabra que es la fuerza de un pueblo.

Convocó a los pintores locales a ser verdaderos artistas plásticos, a hacer arte, pues no se es pintor por pintar sino por crear; “el pintor tiene que pasar por un proceso de aprendizaje, aprender bien el oficio, la técnica, y se convierte en un capullo, que cuando explota es el artista”.

Y fue un poco más severo al resaltar que o hay que confundir pintor con artista, el pintor pinta, el artista crea, y en este puerto aún están muy lejos todavía de crear, aunque dijo que hay mucho talento, pero primero tienen que pintar con humildad, que se bajen de su nube olímpica donde andan navegando y que observen a su alrededor que hay muchas cosas hermosas, pues desgraciadamente no ven lo que tienen aquí.

Como parte del acto de terminación del curso se montó una exposición de los trabajos que se hicieron en ese lapso de aprendizaje: Roberto Gallegos, David Obscura, Zahira, Sebastián, Cesáreo, Rubi, René, Monserrat B., Max H., Tinocco, Julio Wong y José Ma. Espino.

Y los invitó a salir fuera de Zihuatanejo, y que se conviertan primero en pintores pues en otros lugares como la ciudad de México los van a hacer mierda, que sepan pintar para que no los despinten, que salga el artista creativo. / Noé DOMÍNGUEZ MARIANO

DÉJANOS TU OPINIÓN

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here