Falta de interés de las autoridades en promocionar a los centros balnearios en Atoyac

Falta de interés de las autoridades en promocionar a los centros balnearios en Atoyac
Falta de interés de las autoridades en promocionar a los centros balnearios en Atoyac

Atoyac, posee con grande centro turísticos, donde existen cascadas como en la comunidad el Salto, Mexcaltepex, y el Río Cuyo-tomate, éste último, ha sido el preferido de los vacacionistas, pero desafortunadamente, no sido promocionados por el gobierno local, le ha faltado interés en promover estos balnearios.

La Laguna de Mitla

Lo más sorprendente de la laguna es su diversidad de flora y fauna y su cercanía con el mar, pues en parte los divide una pequeña franja de tierra de 80 o 100 metros. Por eso sin duda un atractivo de este territorio es la gran variedad de aves, que habitan el lugar, como pelícanos, garzas y gaviotas. La Isla de Pájaros tiene un kilómetro de largo por doscientos metros de ancho, aproximadamente, es un santuario para miles de aves que cada año se reúnen para procrear y alimentar sus crías durante su desarrollo, en los meses de mayo, junio y julio.

En época de anidación conviven varias clases de aves: garzas reales, patos picos de cuchara, pollas de agua, gaviotas, pelicanos blancos y grises, patos comunes, buceadores, patos de Canadá, pájaros bobos, flamencos e ibis.

-Atoyac, cuenta con grandes centros turísticos
-Atoyac, cuenta con grandes centros turísticos

Hay la idea y proyectos que buscan instalar esquí acuático y parques ecoturisticos, con renta de motos acuáticas y canotaje, en la rivera que comparte con el municipio de Atoyac. La carretera 200 Acapulco-Zihuatanejo nos lleva a la laguna de Mitla, pero también puede rodearse entrando por Santa Rosa y desviándose por Hacienda de Cabañas, luego Llano Real, pasando por Playa Gaviotas, donde hay varias carreteras que van bordeando el mar hasta llegar a Santa Cruz de Mitla y de ahí al Zapote para retornar al puerto de Acapulco. Mitla tiene una gran reserva de manglares y cerca de su ribera también existen variedades de palma redonda. Cuenta con islas, las más conocidas son La Isla del Caballo, la Magueyes y la de Pájaros.

La sierra cafetalera

Se quiere de potencializar la zona como productora de servicios ambientales como el agua, oxígeno, captura de carbono, pago por servicios ambientales, regulación del cambio climático y ecoturismo de paisajes.

Así como proyectos recreativos de ecoturismo: caza deportiva, rapel, caminatas, excursiones y concursos de vehículos todo terreno, entre otros muchos más.

Esto ayudaría a la preservación de especies en peligro de extinción como el jaguar, el puma y el tucán y la urraquillas verdes, las gallinitas y los faisanes. Así como las codornices que les llaman “picos de oro”, por su canto.

Aspecto de unos de los balnearios en Atoyac
Aspecto de unos de los balnearios en Atoyac

Nuestra sierra, sobre todo la ruta Atoyac-Puerto Gallo. Existen una gran variedad de recursos hidrícos que se pudrían explotar para construir cabañas de descanso, donde al tiempo que se disfruta de la naturaleza se puede participar en excursiones para observar las zonas arqueológicas que en esa región existen.

En Las Palmas más arriba de El Paraíso y ya cerca de El Edén, hay piedras grabadas con símbolos del sol, el agua y algunas plantas que parecen de maíz. Existe también un pequeño cerro de forma piramidal, lo que hace pensar en que en su cúspide se elevaron plegarias a los dioses y se ofrecieron rituales, dada la amalgama de creencias que tenían los pueblos fundadores.

Luego que uno ve las figuras de tan lejana datación la imaginación va hacia aquellos siglos y viene la reflexión respecto a su brillante inteligencia y su ejemplar disciplina, así como su capacidad de expresión mediante estos rastros bien asentados en las rocas.
En Plan de Las Delicias existe otra piedra con marcaciones que datan de varios siglos y en Los Arrayanes hay una más.

En toda la zona cercana a El Paraíso, es abundante la presencia de vestigios prehispánicos, por eso para nadie fue sorpresa que en unos terrenos entre la comunidad de Los Planes y La Finquita, se encontrara en el 2011 el basamento piramidal, de un centro ceremonial prehispánico posiblemente del posclásico, de clara influencia azteca, en cuya fachada norte se observa una alfarda. Tiene cuatro escalones bien conservados, mide 30 por 30 aproximadamente.

En esa zona está la laguna de los patos, donde se ha proyectado construir cabañas de descanso al mismo tiempo que se combina con la acuacultura que ya trabajan algunos campesinos como don Miguel Garibo en Los Planes.

Cuyotomate

Y si se busca algo cercano a la naturaleza y sin salir de la ciudad la opción es el Cuyotomate, donde se encontrará una variedad de comida mexicana, cerca de la frescura del río y donde los visitantes también se pueden bañar en la majestuosa poza que le da vida al lugar.

Ir al Cuyotomate a bañarse en medio de un cardumen de truchitas, tomar la chela, comer unas picadas o un pescado frito, ver a los jóvenes clavadistas que se tiran de lo alto del paredón y nadar junto a las tortugas que asoman la cabeza, es muy reconfortante. Las familias atoyaquenses se congregan en El Cuyo los sábados. Por la tarde las garzas pasan volando río arriba. La música de moda resuena en las enramadas, los luisillos y las primaveras comen en los guamúchiles, una parvada de golondrinas pasa rosando el agua quieta de la poza de El Cuyo, un Martín pescador grita mientras vuela rumbo a las piedras.

Cuendo es marzo el cacahuananche ya tiene sus vainas, los guamúchiles que rodean la poza del Cuyotomate comenzaron a reventar sus frutos, los ahuejotes presumen sus flores amarillas y los sauces reflejan sus ramas en el río, cual narcisos enamorados de sí mismos.

El Salto

Las tierras de El Salto pertenecen al ejido de Mexcaltepec. Menciono estos datos porque el río cercano a esta comunidad se ha convertido en lugar de recreo de muchos atoyaquenses y visitantes. Para llegar ahí son cinco kilómetros, de la cabecera municipal de Atoyac, hasta el entronque de la comunidad y de ahí 600 metros de terracería hasta el río, encontrará una poza de cristalinas aguas rodeadas de enramadas, donde se venden camarones de río, sopes y todo tipo de carnes, acompañadas de su cerveza bien fría.

A la orilla del río hay unos árboles muy frondosos, donde usted puede llevar su asador de carne y cocinar para la familia mientras se bañan en las frescas aguas. O si prefiere acompañado de un visor usted puede atrapar personalmente los camarones que consumirá, respetando las hembras embarazadas claro está, usted va a notarlas por las hueveras que tienen en su pancita.

Cuando uno mismo se mete al río para atrapar los camarones que comerá, el relajamiento es total, aunque si es muy malo para pescar camarones, mejor le recomiendo que lleve su provisión de carne, o pida el platillo de su preferencia en una de las enramadas, porque a pesar de no haber atrapado los camarones suficientes saldrá del agua con mucha hambre, porque al andar buceando verá como los camarones salen de una piedra y se meten a otra. Es muy emocionante créame y aunque no haya agarrado ninguno, el susto a los camarones nadie se los quita.

Al primero que se ocurrió que el Salto podría ser un lugar turístico, a fue Ladislao Sotelo Bello cuando fue Presidente Municipal por segunda vez. Luego José Cruz, Tirso Silva, Ofelio Benítez, Gonzalo Caballero y Francisco Téllez se asociaron para poner las primeras cuatro enramadas.

Los habitantes del salto, siembran maíz y frijol de temporal y de riego. El pueblo toma su nombre de la cascada que se forma en el río de Atoyac abajo de la población, el río baja por una laja muy grande y cae en el fondo del acantilado, formando un espectáculo natural muy impresionante. Más abajo como a medio kilómetro está el Salto Chiquito una cascada preciosa que puede verse sentado bajo la sombra de los cuajinicuiles o puede nadar si quiere. Las aguas son cristalinas y frescas.

Hace tres años, los Centros Balnearios fueron devastados por los fenómenos natural Manuel e Ingrid, y apenas ha recobrado vida. / Marco Antonio Villegas

Deja una cometario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.