La falta de mantenimiento es palpable en la plaza mal llamada “plaza de los huevones”, pero que eso es lo que denota y expresa indignación.

ZIHUATANEJO, GRO.- La plaza “Libertad de Expresión” es uno de los espacios públicos más denigrantes del centro de la ciudad, tanto por las condiciones en que se encuentra y el uso que se le ha dado por años, debido al abandono por parte de las autoridades y de la comunidad en general.

Abandonada, subutilizada, menospreciada y mal usada, la plaza hace honor al sobre nombre de “la plaza de los huevones”, pues por pereza, desidia y desinterés tanto de los funcionarios que se deben involucrar, los periodistas y comunicadores, así como de la comunidad en general no se le da el mantenimiento que debiera darse para que luzca un mejor aspecto.

Las áreas verdes están resecas por falta de riego, en las jardineras hay escombros de estructuras que fueron demolidas y nunca se han retirado dando un aspecto triste y desolador del espacio que se supone debiera ser para el sano esparcimiento y relajación.

Es un lugar olvidado por las autoridades, los periodistas y la comunidad en general, por lo que luce un mal aspecto.

“Hace mucha falta que rieguen las plantas, que reforesten, que pongan pasto, que le den un poco de mantenimiento, pero está muy abandonada, a pesar que es un lugar obligado a pasar por aquí y ver algo agradable”, señala Lilia Hernández Molinar, de la colonia El Limón.

Considera la ciudadana que incluso nunca se hacen actividades culturales como bailables, poesía, canto, algún programa para ofrecer a la gente que acude aquí, para que las personas ociosas que se la pasan todos los días se retiren y la le den mal aspecto y se quite ese mote que la denigra aún más.

Para Cándido Reyes Rodríguez, vecino del municipio de La Unión, dijo que hasta allé se le conoce como “la plaza de los huevones”, porque solamente se ve todos los días a personas que no hacen nada, cuando se puede mejorar y darle otra imagen.

Pero lo que raya en lo ridículo e increíble es que en esa plaza hay un busto de un personaje, del que mucha gente no tiene idea de quien se trata, pues no cuenta con una placa que indique su identidad, aunque algunos sepan que se trata de Ignacio Ramírez “El Nigromante”, periodista y destacado intelectual, pensador del México del siglo XIX.

El busto de Ignacio Ramírez, ni siquiera tiene una placa con su identidad, y la base del monumento es usado como mingitorio.

“Esta estatua no tiene un nombre que diga quién es, y si las autoridades no hacen nada por esta plaza, ni los periodistas, pues es la “Plaza Libertad de Expresión”, quién va a hacer algo”, comentó José Gallo García, de la organización de transporte mixto doméstico.

Cuestionó en tono categórico cuestionó “que si no habrá alguien que se atreva a dignificar esa área, pues es una plaza para todos”, es patrimonio de esta ciudad y puerto, y se tiene que rehabilitar y darle un mejor aspecto para el bien de toda la sociedad.

Hay varios puntos en la plaza que son utilizados por las personas que acuden de maneta cotidiana como baños públicos y generan olores nauseabundos, porque no hay quien vigile ese espacio, el cual también requiere de pintura en sus estructuras.

Por su parte la representante de los comerciantes de la plaza, Manuela Méndez Romero, destacó que es una gran necesidad que el gobierno municipal haga algo para rescatar esa plaza, que se le da un uso negativo por falta de mantenimiento y de vigilancia.

“Ya hemos solicitado a las autoridades, pero no se le hace mucho, tiene más de 20 años que no se le hace gran cosa, no se ha reforestado, no se ha pintado, no se la hace ninguna mejora”, dijo la comerciante quien lleva 16 años de estar en su local. / Noé DOMÍNGUEZ MARIANO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here