Chilpancingo, Gro., 4 de octubre de 2017.- “No puedo de ninguna manera dejar solo a Chilpancingo y voy a intervenir en todo lo que esté a mi alcance respetando las facultades para colaborar en este problema (el de la basura) que escucho en todos lados y que soy el más interesado en que pueda encontrar un canal de solución”, aseguró el gobernador Héctor Astudillo Flores, al asistir en compañía de su esposa Mercedes Calvo, a convivir con vecinos en la Fiesta Patronal del Barrio de San Francisco.

El mandatario estatal, expresó su interés de intervenir para encontrar canales de solución en el tema de la basura que aqueja a la sociedad chilpancinguense. Al mismo tiempo de que llamó a la unidad y a la armonía ante los problemas que hay en el país y en Guerrero a raíz de los desastres naturales, pues precisó, “con armonía podemos salir adelante con menos problemas”.

Astudillo Flores, les recordó a los vecinos del Barrio de San Francisco que “si hemos ayudado, hay que ayudar más, no puedo de ninguna manera dejar solo a Chilpancingo cuando tiene problemas”.

Tras realizarse una misa en la iglesia de este lugar, el gobernador compartió la mesa para con los vecinos en la tradicional tozolada que cada 4 de octubre se organiza por los mayordomos en esta barrio de Chilpancingo en un ambiente cálido, con música y encuentro familiar.

El mandatario rememoró algunos pasajes de su vida, de la cual comentó “vale la pena recordar que yo aquí nací y para mí siempre es importante regresar a mis orígenes. Es un barrio que conozco de toda la vida, aquí crecí, aquí jugué, aquí corrí y me desenvolví, mi familia durante toda su vida vivió en esta zona, mi esposa también es de esta zona, en sí este barrio es el que me ha cobijado durante muchos años, siempre regresar a este lugar es muy grato, recordar la tradiciones de mi pueblo Chilpancingo al que amo profundamente y respeto”.

En su mensaje, Héctor Astudillo, acompañado por el párroco de la Iglesia de San Francisco de Asís, Pablo Alarcón, recordó las grandes virtudes de este santo, su humildad y la armonía. “Quiero ratificarles mi enorme compromiso con este pueblo, el gobernador originario de Chilpancingo está comprometido con todo Guerrero y también con el lugar en el que nació”.

En un ambiente de armonía y tradición, el gobernador Héctor Astudillo Flores y su esposa Mercedes Calvo, convivieron con las familias representativas del barrio de San Francisco quienes ofrecieron a los presentes el tradicional pozole, así como café y pan, organizados por los mayordomos del barrio y dirigidos por el párroco Pablo Alarcón.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here