La toma de la cabecera municipal de San Miguel Totolapan por parte del Ejército Mexicano, la Policía del Estado y la Investigadora Ministerial generó bloqueos en todas las vías carreteras de la Tierra Caliente, hasta el momento hay 20 policías comunitarios detenidos y 10 armas de fuego aseguradas.

Para que el personal del Ejército Mexicano, la Policía del Estado y la Investigadora Ministerial tomaran bajo su control la cabecera municipal de San Miguel Totolapan debieron pasar dos horas de jaloneo constante.

Aunque a las 11:30 horas hubo un acercamiento con los representantes de Movimiento por la Paz de San Miguel Totolapan, al final, los cuerpos de seguridad encontraron resistencia entre los pobladores, que autorizaban el ingreso, pero sin equipo antimotín ni a bordo de sus patrullas.

“Van a pasar pero a pie”, gritaban mujeres y hombres que se apostaron en la entrada principal de la ciudad, ubicada en la Tierra Caliente de Guerrero.

Como los policías y militares habilitados con equipo antimotin avanzaron sobre el puente que cruza el río que resguarda San Miguel, los pobladores prendieron fuego a varias llantas, lo que impidió el avance por unos minutos.

Despues, jóvenes con el rostro cubierto con paliacates llenaron con gasolina envases de cristal contenidos en una reja de refresco, les prendieron fuego y emprendieron la retirada.
Otro grupo de pobladores ayudó a sofocar las llamas, pero simpatizantes de la autodefensa lanzaron piedras a los elementos de seguridad, los que respondieron con bombas de gas lacrimógeno para dispersarlos.

Militares y policías avanzaron hacia el centro sobre la avenida principal, pero un grupo de mujeres salió a cerrarles el paso, establecieron un cerco humano que detuvo el avance por algunos minutos.

Las mujeres señalaron que les permitirían el paso, siempre y cuando les entregaran a un joven de 17 años que fue detenido con una escopeta en su poder.

También les reprocharon que solamente llegaran para desmantelar a la autodefensa, pero no para detener al Tequilero, lo que fue replicado por los uniformados.

Una esquina antes de llegar al zócalo de generó un tercer jaloneo en el que nuevamente los pobladores lanzaron piedras contra los policías y estos respondieron con gas lacrimógeno, lo que les permitió llegar hasta el zócalo y posicionarse en el lugar.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here