Chilpancingo, Gro., Para frenar la ola de violencia que priva en el estado, que ha recrudecido principalmente en Acapulco y Chilpancingo, deben tomarse decisiones fuertes como legalizar la amapola con fines medicinales y concluir el proceso de depuración de los cuerpos policiacos, así lo manifestó el presidente de la Comisión de Seguridad en el Congreso local, Ricardo Mejía Berdeja.

El también coordinador de la fracción parlamentaria de Movimiento Ciudadano, denunció que si no han avanzado algunas iniciativas que se han planteado desde el legislativo, como alternativas para erradicar la violencia, es porque se afectan intereses y no descartó que la delincuencia organizada esté influyendo para frenar algunas de estas.

“La realidad es que además hay grupos de interés y de presión que operan en la política y en la delincuencia, que buscan frenar estas decisiones y llegó el momento de que el gobierno no postergue más estas decisiones, dejar atrás la cultura de la línea, aquí hay que pensar en la realidad”.

Consultado vía telefónica, Mejía Berdeja opinó de la crisis en materia de seguridad que padece Guerrero, principalmente Acapulco, y acusó al gobierno de ese municipio, encabezado por el perredista Evodio Velázquez Aguirre de “lavarse las manos” y “pasarle la pelota al gobierno del estado y a la federación”.

El miércoles en el puerto fueron asesinadas por lo menos siete personas y otras dos en Chilpancingo, situación de las que autoridades estatales y municipales han responsabilizado a los grupos de la delincuencia organizada que presuntamente se disputan el control de territorios.

Al respecto, Mejía Berdeja manifestó que desde el Congreso se ha expresado que el principal problema al que se enfrenta Guerrero es la violencia.

Explicó que en el Poder Legislativo se han promovido iniciativas como la despenalización de la amapola con fines medicinales, planteamiento que en un primer momento hizo el gobernador Héctor Astudillo Flores; así como una nueva Ley de Seguridad Pública, reformar el Código Penal para incrementar las penas contra extorsionadores y “halcones”, entre otras, sin embargo lamentó que éstas aún no sean dictaminadas.

Además indicó que es necesario concluir el proceso de depuración de las corporaciones policiacas, pues recordó que hay un problema grave de infiltración, situación que impacta directamente en el entorno de los guerrerenses.

En cuanto al actuar de los gobiernos municipales, comentó que la mayoría se “lava las manos” y no le dan la importancia que amerita el problema de violencia, y en el caso específico de Acapulco indicó que el alcalde Evodio Velázquez “no toma decisiones, solo va ganando tiempo y le pasa la pelota al estado o a la federación”.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here