Tecpan- Gro- Para sostener sus estudios en el Campus Universitario de Tecpan, Jesús Alberto de la O Urbano se dedica a armar cajas de madera, usadas para empacar mango. El joven, es parte de un taller ubicado en la localidad de El Súchil, donde desde hace más de cinco años, proliferaron los talleres madereros dedicados a la fabricación de cajas para esa fruta.

La mayor parte de las cajas que se hacen en los talleres de esa población, se envían a las bodegas empacadoras que están en la comunidad de Rancho Alegre del Llano, ubicada en el corazón de la región de los sanluises, en Tecpan, ubicada como la principal productora de mango del país.

De acuerdo al estudiante de la carrera de Desarrollo Sustentable, el trabajo en los talleres depende de lo que dure la temporada de cosecha, que regularmente inicia en enero y finaliza en julio, periodo en el cual, dijo, la gente trabaja de lunes a sábado de las 8 de la mañana a las 6 de la tarde.

El dueño del taller es Bernardino León Rendón, quien junto con su hermano decidieron independizarse e instalar la fábrica en un solar de El Súchil. Uno de los que se acercaron a pedir trabajo fue Jesús Alberto, con el propósito, -según contó-, de ganar dinero para sostener sus estudios universitarios.

Desde que comenzó a trabajar fue designado para clavar cajas y dejarlas listas para recibir el mango. Por cada caja recibe 2 pesos, y diariamente fabrica en promedio 150 cajas dentro de su jornada laboral, en la cual, presume que arma y clava una caja en menos de un minuto.

La multiplicación de los talleres de cajas de mango, como los conoce la gente en Tecpan, se originó desde que se incrementó la venta de esa fruta hace aproximadamente ocho años, cuando los productores de la región de los sanluises, que la conforman las tierras sembradas en los ejidos de Nuxco, San Luis San Pedro y San Luis de la Loma, se avocaron a trabajar para darle calidad al mango que allí se cosecha, el cual actualmente se exporta a Estados Unidos y varios países de Europa.

Al crecer las ventas, se elevó también la demanda de cajas para empaquetar la fruta, lo que dio como resultado la aparición de talleres en las comunidades de El Súchil, Las Tunas, Colonia Ramos, Tenexpa, Villa Rotaria, Nuxco, San Luis San Pedro, Rancho Alegre del Llano y San Luis de la Loma, originando fuentes de empleo para la población, entre ella jóvenes y mujeres que forman parte activa de las fábricas.

De acuerdo a Bernardino León, todas las cajas se hacen de madera de pino, por ser la más económica y común en la región, y de la que se puede aprovechar prácticamente todo. De cada tabla, detalló, se obtienen las tablillas, los ángulos, así como los pedazos cuadrados que sirven de sostenes en las cajas, y las sobras son regaladas a la gente que la usa como leña para sus chimeneas.

Luego de terminar más de una docena de cajas, el universitario contó que trabaja por las mañanas y asiste a la escuela por las tardes, sólo mientras dura la temporada de cosecha que será en julio, ya que después los que trabajan en las carpinterías se dedican a ser taxistas, albañiles o peones en las huertas, en espera de la llegada de una nueva temporada que origine de nueva cuenta fuentes de trabajo para los que viven en este municipio. / Marco Antonio Villegas

DEJA UN COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here