investigador-guillermo-marin-.jpg

Noé DOMÍNGUEZ MARIANO.

ZIHUATANEJO, GRO.- Todas las reformas que impusieron los partidos políticos han sido una vergonzosa traición a la patria, pues han sido un regalo servil a los dueños del dinero y sus testaferros locales, como la Reforma Educativa que estaba dirigida al último grupo sindical que se resistía al poder del “becerro de oro”.

El investigador y escritor Guillermo Marín Ruiz, dijo que de haberse con sumado la reforma del anterior régimen hubiera dejado al pueblo totalmente indefenso y en una especie de esclavitud moderna.

Y es que esa reforma, no es menor en cuanto a sus perversos fines políticos y daño al bienestar y seguridad laboral de los profesionistas de la educación, es la que tiene los daños más inmediatos, que no menores, para el país y su tendencia de esclavizar más al pueblo mexicano.

“Pero si se analiza de manera crítica, no es una reforma del modelo pedagógico o didáctico, es una medida punitiva de carácter político y de control administrativo”, dijo el profesionista, quien puntualiza que hay que separar lo político de lo pedagógico.

Por lo anterior considera que el país, antes que una reforma educativa, necesita una reforma de gran calado en los principios y valores que nos deben de unir, para garantizar la vida y la realización plena de nuestros hijos, y los hijos de nuestros hijos.

“Se requiere un nuevo modelo, más que económico o político, se necesita un cambio en el modelo civilizatorio para lograr el bienestar físico, emocional, intelectual y, sobre todo, el bienestar espiritual de nuestra sociedad”, concluyó el escritor.

DÉJANOS TU OPINIÓN

Deja un comentario