Noé DOMÍNGUEZ MARIANO.

ZIHUATANEJO, GRO.- Restauranteros de la isla de Ixtapa y lancheros desacataron a la Capitanía de Puerto, que determinó el cierre del muelle de playa Linda, y por su cuenta y riesgo reanudaron las actividades de embarque y desembarque, bajo el argumento que si se podían llevar a cabo.

A pesar del fuerte oleaje y de la no autorización de no abrir las operaciones, y ateniéndose a su propia experiencia los prestadores de servicios decidieron llevar a cabo el traslado de personas en las embarcaciones tomando las precauciones debidas para evitar accidentes.

Desde muy temprano los restauranteros empezaron a llegar al embarcadero y se llenaron de optimismo pues pensaron que hoy se abrirían las actividades y ya podrían trabajar luego de tres días que no podían pasar la isla el estar suspendidos los embarques por las malas condiciones que hay en esa zona por el mar de fondo.

Sin embargo la inconformidad se desató luego que personalmente acudió el Capitán de Puerto, Víctor Hugo Mendoza Otero, para revisar la situación y determinó que se mantuvieran suspendidas las actividades pues consideró que no había condiciones, por la prevalencia del fuerte oleaje.

Los primeros en reaccionar ante la medida fueron los restauranteros que pidieron la Capitán reconsiderara la postura pues aseguraban que no era tan grave el asunto de la marejada que con mucho cuidado podían hacerse los embarques y desembarques.

“Échenos la mano, la verdad está más tranquilo que otros días”, manifestó la Presidente de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados (Canirac), Rebeca Farías Salazar, quien pedía insistente que se abriera el muelle.

Mientras tanto la Presiente de los Restauranteros de la Isla, Ernestina Hernández González, proponían que se les diera la oportunidad de trabajar con mucho cuidado, porque ya han tenido muchas pérdidas y que fuera un poco flexible, tomando extremadas precauciones, al igual que el restaurantero Pedro Serrano Torres,

Alrededor de las 10 de la mañana el funcionario federal subió a la plataforma junto con los restauranteros y lancheros para tratar de convencerlos que no era conveniente operar, pero insistían en que les diera chance de trabajar, con un comité de supervisión para evitar algún accidente.

Sin embargo Mendoza Otero no cedió y les dijo que se mantenía la suspensión y que quien no hiciera caso bajo su cuenta y riesgo, y si se llegara a presentar algo se procedería como corresponde deslindando responsabilidades.

“Para nosotros está suspendido, no hay condiciones, si ustedes lo hacen bajo su cuenta y riesgo, vamos a tomar acciones”, enfatizó el responsable de Capitanía de Puerto, a lo que los prestadores de servicios pidieron flexibilidad y procedieron a iniciar las actividades.

DÉJANOS TU OPINIÓN

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here