Manuel ALVARADO

ZIHUATANEJO, GRO. – Desde hace aproximadamente medio siglo, el llamado veranito que se presenta en la temporada de lluvias, no había impactado de manera drástica a los productores ganaderos, dijo en entrevista Pedro Quiroz Basurto, Secretario de la asociación “Ganaderos Unidos de Zihuatanejo”.

Explicó que el ganado está perdiendo peso y queda vulnerable a cualquier enfermedad, esto porque ya se está terminando el pasto que logró surgir con las primeras lluvias.

Con las precipitaciones de inicio de la temporada hay unos 15 días en los que se carece de alimento natural, esto porque el que hay, se moja y no se lo come el ganado y también el nuevo apenas está naciendo; como resultado queda un ganado débil y desnutrido.

“La franja es delgada” y el verano actual es considerado como uno de los más severos en las últimas décadas, porque desde el 15 de julio que no ha llovido de manera abundante y esto es mortal para el sector ganadero porque no hay producción de pasto.

Lo poco que logró renacer, ya se está terminando y es por eso que surge la crisis alimenticia y la preocupación en el sector, ya que la forma de subsistir es comprando sustitutos y estos son demasiado costosos.

Haciendo cálculos y dependiendo del tipo de paso, además de la capacidad de producción en el terreno, un hato de 10 vacunos, se acaban el alimento de una hectárea cuando mucho en unos 15 días y esto si el pasto está tupido.

DÉJANOS TU OPINIÓN

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here